Los tractores eléctricos autónomos están diseñado para la transferencia de cargas en ámbitos de aplicación con espacios reducidos. Es capaz de arrastrar cargas de entre 3.000 y 5.000 kilogramos. Entre sus aplicaciones típicas en almacenes y empresas industriales se cuentan la entrega de materiales de producción, la eliminación de materiales de desecho y el arrastre de grandes cargas. Ya sea como vehículos individuales o como parte de una flota autónoma, los tractores de arrastre constituyen por lo tanto un eslabón integral de la cadena de suministro, desde la producción hasta la distribución. Los versátiles y robustos vehículos incorporan un motor de accionamiento potente y exento de mantenimiento.

Ningún producto definido

No hay productos definidos en la categoría "Vision Artificial".